Blogs.

2 febrero 2010
Construyendo el reino en Haití

Son muchos los cristianos que trabajan para que el Reino de Dios se vaya abriendo paso en nuestro mundo. Aunque esta tarea es silenciosa la mayoría de las veces, en determinados momentos se hace visible a los ojos de muchos. Una de estas ocasiones la vivimos actualmente con la inmensa desgracia ocurrida en Haití, cuando conocemos la tarea que muchas personas, movidas por su fe, llevan realizando en ese país desde hace mucho tiempo.

En la web de la ONG SED leemos una noticia que recoge el testimonio de las hermanas de Jesús-María en Haití. Si entramos en su blog "Todos con Haití", podemos leer un impresionate testimonio de Isa Sola rjm:

Puerto Príncipe, 23 de enero 2010

Hola a todos:

Primero, gracias a todos por tanto apoyo... Estoy viva, sí, de milagro... No sé por qué... Pero hay tanta gente muerta que siento que estoy muerta con ellos. No sé por qué estoy yo viva, me da rabia estar siempre entre los que tienen suerte... No sé qué quiere Dios de mí y de todo esto...

El terremoto me pilló en casa, en la sala de comunidad, con una religiosa a la que doy clase de español y con Gardine, la postulante. El temblor fue horrible, no nos manteníamos en pie y salimos como pudimos fuera y nos tiramos al suelo... El ruido era estremecedor... Oímos un gran estruendo y una nube de polvo y unos casquetes cayeron sobre nosotras... No sé cuanto duró, yo diría que unos 20 segundos o más. Cuando paró, nos vimos cubiertas de polvo blanco... Yo me di cuenta de que la escuela Secundaria de al lado de casa se había caído y se oían gritos y gemidos y...

La gente no sabía dónde ir, no sabía qué hacer, todo el mundo estaba aturdido... Yo que sé... No sé describirlo, pero pensé que en la escuela habría chicos dentro y fui. El polvo no me dejaba ver bien... pero vi varios chicos muertos y una mujer con las piernas cubiertas de bloques pidiéndome ayuda... la cabeza abierta, las piernas prácticamente cortadas, pero no la pude sacar. Pedí ayuda pero nadie hacía nada, la gente no sabía lo que hacer... Debajo de los pisos que cayeron veía manos que salían pidiendo ayuda. Por lo menos vi 7 u 8 manos que se movían... Me acerqué a tocarlas y a decirles que iba a ayudarles, pero un nuevo temblor me hizo salir corriendo... (leer completo AQUÍ)

Es un testimonio actual de cómo el Reino se abre paso aún en los momentos de mayor dolor.

Posteado por César Badajoz

Comentarios
No hay ningún comentario disponible













Bilingual learning













« Agosto 2017 »
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31
pie_pagina_separador
Fundaci�n Edelvives